Piloto Automático… Mode OFF!

Mindfulness en movimiento

Video Movimiento Consciente- Mindulness

Las prácticas formales de mindfulness pueden realizarse transitando la quietud, sentados o acostados,  o bien en movimiento.

Los niños son movimiento; se expresan y aprenden a través de él. Son flexibles, espontáneos, ágiles, elásticos, y cuando se trata de activar el cuerpo, los chicos cuentan con la energía, vitalidad y soltura que les permite descubrir nuevas formas de movimiento.

El movimiento es un medio para aprender y a su vez, es un aprendizaje en sí mismo. Los chicos exploran libremente su cuerpo desde que son bebés, aunque también incorporan patrones de movimiento del entorno y se encuentran con diferentes condicionamientos: mochilas pesadas, horas sentados, exposición prolongada a la tecnología…

La sociedad modela patrones de movimiento y muestra un estilo de vida que lleva a adultos y niños a moverse en sintonía: apurados, con falta de registro de las sensaciones propias, de modo impulsivo, con inmediatez. Todos los niños van construyendo patrones de movimiento que luego se van automatizando, formando parte de sus hábitos. La propuesta de movimiento consciente los invita a desandar este camino, a salir del piloto automático, para poder entonces llevar la atención a los movimientos que realizan cotidianamente. Mindfulness ofrece estar atentos para registrar lo que sucede mientras sucede ¿Qué movimientos realizo? ¿Cómo los realizo? ¿Qué partes del cuerpo se activan o relajan? ¿Qué sensaciones registro en mi cuerpo? ¿Cómo lo muevo en el espacio? ¿Qué siento al estar atento a mi cuerpo? Se busca en primer lugar que los niños puedan reconocer cómo se mueve su cuerpo y registrar sus sensaciones, para luego poder elegir cuáles de ellos son saludables y cuáles de ellos requieren de su intención para ser modificados.

Al aprender a percibirse en movimiento, los chicos comprenden el modo en cómo hacen lo que hacen, atentos a la experiencia en el cuerpo, presentes en ellos  mismos, desarrollándose personal y espiritualmente a través la conciencia. Desde aquí, se abre la posibilidad de registrar sensaciones desapercibidas, detectar posturas habituales, tensiones musculares, dolores corporales, incomodidades y aceptarlas… Un aceptar que apunta al registro y al conocimiento de cómo se encuentran ese día, sin juicios al respecto, sin intentar modificarlo, sino conectando con esto que ocurre. Aceptar es no forzar, es transitar con conciencia las posibilidades que el cuerpo brinda aquí y ahora.

Con la práctica sostenida, se observan beneficios en los niños, entre ellos: el movimiento de todas y cada una de las partes del cuerpo, el creciente registro y dominio, el alivio de tensiones, el aprendizaje de posturas adecuadas para el cuidado físico, el control de la impulsividad, mayor conciencia del cuerpo de otros y del espacio, vivenciar la quietud y calma en sintonía mente-cuerpo.

Las propuestas que se han realizado en primer ciclo, muestran que los chicos son capaces de conectarse consigo mismos desde el movimiento, y que cuando la práctica de mindfulness es sostenida, el placer por el mismo se incrementa también. Al estar atentos a sus movimientos, a lo que sienten, aparecen nuevas elecciones y con ello nuevos caminos neuronales se despliegan.

Mindfulness en movimiento es una invitación para los niños y adultos a aquietar la mente, a observarse con atención, habitando el cuerpo con mayor profundidad y conciencia.



Categories: Professional Development Contest 2016

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: